Con la oración todo es posible

¿Te has encontrado alguna vez en una corriente, o en una ola, y has sentido el agua arremolinándose a tu alrededor mientras te lleva a la orilla? La corriente y las olas son una fuerza poderosa, como la oración. Puede que empiecen pequeñas, en la distancia, y vayan aumentando hasta ser imparables. Pero, a diferencia de las corrientes y de las olas, con la oración todo es posible…

Los días del periodo que transcurre entre Ascensión y Pentecostés son de manera tradicional una época en la que la Iglesia se centra en la oración. Del mismo modo que los primeros discípulos se reunieron después de haber visto a Jesús ascender al cielo, Hechos 1.14 nos dice que “Todos estos perseveraban unánimes en oración junto con las mujeres y con María la madre de Jesús...”

La visión para Venga Tu Reino se construye a partir de esta tradición, e intenta que toda la familia de Dios se una en la oración para que el Espíritu Santo nos ayude a ser testigos de Jesucristo y a contribuir a la renovación de las naciones y en la transformación de las comunidades.

Nuestra experiencia nos ha enseñado que cuando la gente se reúne para orar ocurren cosas maravillosas. No importa quién seas, ¡hay tantas formas de participar! Puedes orar en familia y explorar nuevas formas de hablar con Dios. Si eres un estudiante, puedes sacar tiempo para orar en un momento del día diferente. También tenemos ideas para aquellas personas que tardan más en desplazarse a su lugar de trabajo con sugerencias que aparecen directamente en el teléfono. Para la gente a la que le encanta el aire libre tenemos recursos para caminar en oración o para crear nuevos espacios de oración allí donde queramos.

“Pedimos a la gente que ore de la manera que quiera, con quienes quieran y donde puedan, para que otras personas conozcan a Jesucristo”. Arzobispo Justin Welby

Lo más importante es orar, y eso es algo muy sencillo. El año pasado, muchas Iglesias acogieron semanas enteras de oración 24-7, algunas por primera vez, o en colaboración con otras iglesias. Otras iglesias organizaron días de oración, eventos especiales y sesiones de oración a medianoche.

La líder del proyecto para el Grupo de Evangelización del Arzobispo de Canterbury, Emma Bunchan, declaraba: “Lo que hizo Venga Tu Reino fue dar a las personas un tiempo y un espacio fuera de sus patrones normales de culto para acercarse más a Dios, y hemos escuchado muchas historias del profundo impacto que ha tenido en las vidas de las personas. Creo que muchos de nosotros hemos olvidado la importancia de orar con regularidad y con intencionalidad para que nuestros amigos lleguen a establecer una relación con Jesucristo.”

En una parroquia de Kent, una mujer comentó que aunque se había acercado con dudas a los eventos de oración de su iglesia, se sintió transformada por la experiencia. “Lo que se despertó en mí como parte de mis turnos nocturnos de oración fue una profunda sensación de pertenecer, de que me cuidaban”, dijo, “y para mi sorpresa a las 3 de la mañana, cuando terminaron mis dos horas de oración, dormí bien y a la mañana siguiente estaba llena de energía”.